martes, marzo 26, 2013

Aceptación

Parte del crecimiento emocional de las personas debe radicar en verse por dentro. Puesto que resulta muy fácil siempre tener una agudeza mental desarrollada para ver al otro, antes de observarse uno mismo. Recuerdo una canción que decía: "un hombre quiso mirarse por dentro, y se encontró con el fondo del mundo"... De ahí, que la mirada externa es refácil y descubrirle los equívocos y defectos al vecino, más fácil aún. No obstante, lo otro puede volverse una pesadilla. Es todo un proceso, y este se puede hacer en soledad o en compañía bajo la tutela de un especialista. 
Cuando uno se acepta a sí mismo con sus imperfecciones empieza a tener otra mirada con respecto del Otro. No puedo amar/querer a alguien si no le acepto los defectos. Es muy cómodo aceptarle las virtudes, pues finalmente nos vienen bien. Jodido aceptar eso que no nos gusta. Eso que nos perturba. Eso que no está en nuestra frecuencia. Eso que lo convierte en otro ser. Porque el Otro, no puede ser como Yo. 
Aunque no lo parezca, no es tan fácil asumir que existe una configuración propia del Otro que se llama personalidad producto de las vivencias, crianza, conocimiento, heridas, alegrías, medio social, entre otros aspectos destacables. Entonces, partamos de hacer un esfuerzo por asumir que viene en el paquete llamado "Fulano" o "Mengano" ¿por qué busco cambiarle incansablemente? Cuando sería mejor, más sano, más inteligente.... desgastarme menos y esforzarme un poco por conocerlo/a más.
En personas de mi generación veo perseguir el intento de cambiar... pero al vecino. Personas que generan discusiones inútiles porque se sienten ofendidas de los que consideran fallas imperdonables. Ojo: consideran. Al final de ello, terminan simplemente mostrándose ante el resto como personas intolerantes, intransigentes, y hasta explosivas... en situaciones cotidianas y de paso,  malogrando el ambiente, invirtiendo su energía en discusiones bizantinas. En conclusión: un sabor amargo.
Es fácil decirlo, pensarán... efectivamente. Puesto que lo difícil es mirarse por dentro, ver esa zona oscura  donde guardamos especialmente lo que no queremos ver. Cuando abrimos esa puerta, recién entonces caben preguntas tales ¿soy mejor que el Otro? ¿soy capaz de cambiar al Otro? ¿el Otro va a cambiar? ¿cómo voy a ver al Otro? ¿me van a cargar los defectos del Otro, además de los míos? ¿vale la pena invertir mis ganas en cambiar lo que parece intransformable? ¿soy capaz de aceptar al Otro tal y como es?.
 
Si lo asumo, pues que sea en su Integridad. Te voy a querer como eres, todo el paquete completo digiriéndote con cuidado si algunos tragos son difíciles. No obstante, si tomo la decisión de NO aceptarlo. Seamos honestos: tomemos distancia pero además, no le hagamos la vida imposible.

 

 

1 comentario:

Vania dijo...

Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster de algunos blogs... me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

Vania