lunes, diciembre 27, 2010

Seguimos esperando...


Hace unos días atrás hice una mini encuesta que tenía solo una pregunta: ¿qué regalo de Navidad nunca te llegó? La pregunta no traía explicación extra ni nada por el estilo, razón por la cual las respuestas fueron de lo más diversas. En algunos casos, tuve que repreguntar porque me queda claro (cada vez más claro) que la Navidad es, al fin y al cabo, una fecha que mueve conchos.

Algunos inclinaron su respuesta a áreas más emocionales, respuestas que tenían que ver con estar reunidos en familia, en nunca haber deseado nada especial porque la Navidad es espiritual. Otros, curiosamente, habían tenido la suerte de recibir siempre lo que esperaban o pedían a Papa Noel... o pedían poco, o tenían gente muy generosa que los rodeaba.

Ya con respuestas más orientadas hacia lo que era mi intención original les alcanzo la lista de regalos que nunca llegaron a su destino:
1. Un Chicho Bello (muñeco de los 70´s marca Basa). En versión argentina, me cuenta una amiga, se llamaba "Bebote".
2. Una máquina registradora de juguete, que la campanita sonaba cuando se abría. Una coincidencia de dos encuestadas: roja!

3. Un disfraz de Batman.

4. Una apachurrita (de nuevo marca Basa)

5. Una Barbie (recordarán muchos lectores que durante el gobierno militar no había importaciones, las Barbies salieron del mercado. Yo, por ejemplo, jugaba con las heredadas de mis hermanas que eran de los 50´s). Aquí la lista se diversificó: el carro de la Barbie, el maletín de la Barbie, los patines de la Barbie, el mundo de la Barbie en pleno.

6. Una casa de muñecas, de esas antiguas modelo victoriano, o al estilo de "Los que el viento se llevó".

7. La clásica bicicleta.

8. La clásica pista de carrera con carritos a control remoto.

9. Dos exalumnos míos coincidieron en: un Nintendo (cosa que consiguieron ya más grandes).

10. Alguien sigue esperando hasta ahora: una cajita chiquita con la llave de un carro dentro.
Solo me queda desearles que ojalá les llegue algún día... aunque tarde. Aunque imaginándome a mi querido amigo en el traje de Batman, lo veo jodido!

lunes, diciembre 20, 2010

... de nuevo Navidad -Decálogo del Grinch-


1. ¿Cómo haríamos para ajusticiar a Los Toribianitos?

2. Quememos los fusibles de las lucesitas con música.

3. No seamos hipócritas: no desees Feliz Navidad por cumplir.

4. Amemos más, regalemos menos.

5. Calateemos a Papa Noel: ese tío suda a chorros.

6. Acabemos con la gula, aunque sea lo único rescatable.
7. Alejarse de: Navidad no es amor, es gastadera de plata.

8. Desaparezcamos los carros/taxis/ combis/ mototaxis/ al menos 24 horas.

9. Es imperioso y obligatorio encontrar a Jesús debajo de tanto regalo. ¿No se habrá muerto también en diciembre y ni cuenta nos hemos dado?

10. Nazcamos de nuevo, no esperemos al 1ero de enero.

jueves, diciembre 16, 2010

...para ti, en esta etapa que termina


¿Podríamos ir hacia atrás y quedarnos en el momento en que estuviste en mi brazos por primera vez? Un pequeño que se había adelantado para llegar a la vida, que desde un primer momento inquieto dentro de mi panza, estabas ansioso por salir; ansioso por abrazar todo con los brazos y devorar el mundo de un bocado; curioso e inquisidor, atento y analítico, arriesgado a más no poder. Un ser que por momentos ha tenido a sus padres en la angustia de verlo caminar pegado al borde del precipicio.

Ahora, sales de la órbita, esa en la que hemos girado juntos sin estar revueltos y el miedo me inunda de nuevo, la lejanía, el tener angustia de sentir que ahora sí emprendes realmente un rumbo mucho más lejano, fuera de mi entorno, afuera: en otro lugar... donde yo no sé nada, donde no conozco nada.

Ya lo dije alguna vez: no obstante duele confirmar lo sabiamente dicho por Khalil Gibran: Tus hijos no son tus hijos son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma. No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen. Porque efectivamente, nuestros hijos no nos pertenecen, aunque sea lo que deseamos. Sólo somos instrumentos para echarlos a la vida y para darles (aunque nos equivoquemos a cada rato) las herramientas suficientes para que puedan ser felices a su manera.

¿Podríamos ir hacia atrás, en el tiempo en que tomabas mi rostro y me decías mami linda y con tus manitas melosas me apretabas las mejillas? Recuerdo imborrable que como sello lacrado guardaré para siempre en mi corazón. Echa vuelo, y ahora abraza al mundo con toda la energía que te sale por los poros, cáete, golpéate y vuelve a emprender la larga jornada que te espera por delante.

Tienes un valor innato que no debes desperdiciar, y te guste o no es una responsabilidad más grande de la que tú mismo crees.

Alejandro, te amo y me siento cada vez más orgullosa de ser conocida como la mamá de Chorri...

sábado, diciembre 11, 2010

Tengo que decírtelo... ¿no?

No sería cuestión de contar horas, días, años... porque en algunos microsegundos de estos, el amor nos abandona y queremos matarnos...No sería cuestión de revisar cada carcajada, ni sonrisa... porque las lágrimas también han acompañado nuestro recorrido. No sería cuestión de ver lo ganado... porque en el camino también fuímos perdiendo algunas cosas: objetos, sentires, ciertas costumbres...


Es cuestión solo de confirmar que es posible seguir despertando cada mañana con el mismo compañero y saber precisamente que es eso: compañero. Compañero, con quien como lo dice la misma palabra comparto el pan y todo lo demás. La compañía que necesito cuando el día termina, el abrazo justo, el ceño fruncido cuando amerita, la palabra correcta, el silencio en un suspiro que a veces carga un significado real y sobrentendido. El apoyo, el apoyo, el inmenso apoyo.

Hemos ganado en sabiduría y profundizado en emoción, veintiocho años después, sigo descubriendo que me puedo re-enamorar cada día: que ese milagro emocional es posible; y aunque a la gente le parezca huachafo, old-fashion, ridículo y quizás hasta soberbio, mientras estoy escribiendo esto tengo mariposas en la barriga pensando en unos ojos especiales que no han cambiado en su intensidad. Una mirada que a pesar de los años, las canas, las arrugas, mi cara al despertar, mi férula para dormir, el desaliño dominguero, mis pies helados, mis desamores, "mi delicadeza", mis metidas de pata y mis manías cada vez más exacerbadas, a pesar de mí misma... siempre ha reflejado amor. Solo ahí me sigo mirando igual que en 1982, solo ahí me siento bien conmigo misma, porque mientras existan unos ojos que nos amen... el resto no importa.

Cierro con una cita de "El amor en los tiempos del cólera", no podía ser de otra manera:

"Habían sorteado juntos las incompresiones cotidianas, los odios instantáneos, las porquerías recíprocas y los fabulosos relámpagos de gloria de la complicidad conyugal. Fue la época en que se amaron mejor, sin prisa y sin excesos, ambos fueron más conscientes y agradecidos de sus victorias inverosímiles contra la adversidad. La vida había de depararles todavía otras pruebas mortales, por supuesto, pero ya no importaba: estaban en la otra orilla"

lunes, diciembre 06, 2010

Pedido de último minuto...

Un alumno mío... cuyo nombre desconozco cuando escribo este post, me acaba de pedir que publique la lista de los libros que considero MIS "Top ten" contemporáneos. Lista que fue comentada esta semana en clase durante el cierre del periodo académico.
Veo con gusto, que las palabras caen en terreno fértil y contribuyo de alguna manera a la ardua tarea de seguir motivando la lectura.

Aquí va, con mucho cariño, un Top 12 cuyo orden es totalmente aleatorio y además se alejan de los estrictamente literario, y aclaro -como dije en clase- que la selección ha sufrido un sinnúmero de modificaciones de acuerdo al tiempo vivido, la coyuntura, entre otras cosillas personales. Ojo, que este lo estoy haciendo en este momento y puede que diste un poco del que preparé hace varias semanas atrás para la clase. Me gustan porque me gustan. Citando a Liniers: la diferencia entre un buen libro y un gran libro es que con el primero estás contenta de terminarlo y con el segundo, estás triste...



1. Conversación en La Catedral (MVLL)
2. El amor en los tiempos del cólera (GGM)
3. El nombre de la rosa (Eco)
4. La sombra del viento (Ruiz Zafón)
5. Elena sabe (Piñera)
6. La tabla de Flandes (Pérez Reverté)
7. Poesía de Mario Benedetti
8. El corazón del tártaro (Montero)
9. Pedro Páramo (Rulfo)
10. Clara y la penumbra (Somoza)
11. El olvido que seremos (Abad)
12. Cuentos de Cortázar.

miércoles, diciembre 01, 2010

Tetris



para Ceci A. por todo lo aprendido

Hay varios juegos en la computadora y en la web a los que la gente se vuelve viciosa. Sin embargo, hay algunos que son clásicos, como el Solitario, algunos que tienen que ver con Mario Bros y otro que tengo siempre en la mente que es el Tetris, como pueden ver en la imagen que acompaña este post.


He llegado a la conclusión que volverse un experto en ir acomodando esas piezas de distinta forma, colores y cantidad de cuadraditos (ladrillos) que te van apareciendo (y subiendo en velocidad) forma parte de práctica y una suerte de sabiduría ganada. Todo se maneja con algunas teclas, flechitas que aparecen en el lado derecho inferior del teclado. Con esas cuatro, el jugador es capaz de cambiar de forma y colocar en el lugar correspondiente con el objetivo de tener cada pieza ocupando un lugar adecuado. No dejar muchos espacios inútiles.
Los problemas que la vida nos presenta deberían poder adecuarse de la misma manera. Cuando uno los ve venir, deberíamos tener la sabiduría y tranquilidad suficiente de aplicar las mismas reglas que el juego e ir acomodando cada pieza (sea de la dimensión que sea y sea del color que sea) dándole el lugar y dimensión adecuados. ¿Qué quiero decir con ello? Pues que con frecuencia dejamos que los problemas caigan y caigan, y se acomodan como ellos mismos quieren; así, la mayoría de las veces ocupan un lugar mayor del adecuado, y dejan espacios inútiles que terminan causándonos un daño que puede terminar siendo irreparable. Cuando ya se acomodó, y lo hizo de mala manera... nadie puede sacarlo de ahí puesto que ya tienes otras cosas encima.
Eso se aprende, y no hay edad para ello. Uno puede adquirir ciertas técnicas y estrategias para poder tomar "el ladrillo problemático" y darle la forma y colocarlo en el lugar adecuado, para que no ocupe ni cause un daño inútil. Tenemos que ser conscientes de algo que puede sonar fácil en pantalla y no serlo en la práctica: nosotros debemos se capaces de manejar los problemas y no dejar que ellos nos manejen a nosotros. Al menos, empecemos por tratar de organizarlos mejor.

sábado, noviembre 27, 2010

Sufrir en silencio


inspirada en varias historias...
El otro día escuché un comentario dedicado al "paciente silente". Es decir, aquel que acompaña al enfermo y está sobre por él, con él y para él... Son varios los que sin darse cuenta han caído en una suerte de remolino que arrastra consigo varios aspectos de sus vidas. Esto mientras se ocupan del otro. Es obvio, no hay tiempo para dedicarse a uno mismo: ni siquiera provoca. Uno se aboca por entero, en cuerpo y más en alma a darle todo el apoyo que pueda a quien cuidar.


No obstante, la tensión y el sufrimiento que uno esconde por creer que se puede con todo, oculta toda una cadena de síntomas que pueden afectar tanto física como emocionalmente al acompañante en cuestión. Ojo, no estamos hablando del asistente capacitado. Hablamos de un amigo, un hijo, un hermano, un padre de familia... que le toca vivir el deterioro de la persona que ama y se ve obligado a callar... a guardarse la angustia, el miedo, la tristeza, la frustración de poder hacer más.

Efectivamente, lo guarda y dentro del cuerpo empieza a tomar forma o a tener caras distintas. Migrañas, contracturas, depresiones, insomnio, soriasis, intolerancia con otros -no con el enfermo-, gastritis, languidez, y seguramente mi lista puede continuar y empeorar.
Lo que diré a continuación es duro, pero he confirmado varias veces que resulta cierto. En algunos casos, cuando el enfermo se libera del mal: ya sea porque logra curarse o ya sea porque su cuerpo decide tomar el descanso eterno, es el silente el que también empieza a descansar en paz. Una paz liberadora: ahí debe dar inicio a su propia cura.

lunes, noviembre 22, 2010

Jubilación, profesoras y cuán sabia es la Naturaleza


Clarito como el agua que la Naturaleza tiene una reglas sabias y confirmadas en la realidad. Los seres humanos, buscamos jorobarla y tratar de manejar esos ciclos inteligentes que vienen de los tiempos jurásicos, y lo que hacemos -en verdad- es fregarnos a nosotros mismos: somos unos idiotas de zona súper VIP.


Por ejemplo, el cuerpo femenino tiene un reloj maravilloso que se inicia en la pubertad con la primera regla -menarquia- y que le da la partida a la preparación de nuestro cuerpo para llevar la maternidad a cuestas. El género femenino alcanza esta madurez que lo expertos plantean entre los 20 y los 35 años, como máximo para poder traer niños al mundo. No obstante, hay mujeres en entradas en la menopausia son sorprendidas por un embarazo y claro, disfrutan -con la sabiduría y resignación del caso- el hecho de traer otra criatura al mundo. Es decir, haciendo un promedio... las mujeres pueden tener un hijo hasta los 50 años.


¿Dónde está la sabiduría de la Naturaleza? Vale la pena reflexionar en ello. El ciclo de la procreación termina por un tema de reloj biológico, dando paso a una etapa larga en la que nos dirigimos a una edad más reposada y porqué no, más sabia. Quizás porque después de los 50 años las mujeres pierden un poquitillo de tu tolerancia a prueba de todo (llantos, pañales, lactancia, pocas horas de sueño), e inclusive su inmunidad frente a enfermedades de las que jamás se contagiaron (bronquitis, falso Krupp, salmonellas, etcétera, etcétera, etcétera). El ser abuelas, les cae regio, puesto que en la mayoría de los casos se disfruta con la certeza de que no hay límite para el engreimiento, y si el niño jode mucho... su madre va a volver por él.


Por ello, ¿por qué no aprender de este funcionamiento biológico? Y si uno no "debería" ser madre después de los 50s, porque ese niño no va a tener una progenitora al cien por ciento de su energía, y cuando sea adolescente va a estar a varios años luz de su modus vivendi, creo que la edad de jubilación de las profesoras de Inicial y Primaria debería bordear esa edad...Quizás para las de adolescentes 55 sería lo indicado. No aguantan a un hijo... aguantan al menos a 20! 7 horas seguidas al día...


En la jerarquía de las creencias religiosas de mi país están Sarita Colonia, la Beatita de Humay... y me queda claro que las profesoras que con toda paciencia, tolerancia y cariño atienden a párvulos siguen en esta trinidad quasi pura, diáfana y verdadera.


La ley de jubilación debería tomar en cuenta la sabiduría de la Naturaleza en el caso femenino. Aprovechar la sabiduría de estas mujeres campeonas y sobrevivientes, y que ellas se dediquen a formar a las que las siguen en la posta. Pero hay que hacerlas descansar antes, el desgaste de educar a niños de al menos, veinte o cuarenta orígenes de crianza familiar diferente, es AGOTADOR.


Yo digo, ustedes se imaginan a Meche Cabanillas, por ejemplo cantando "Los pollitos dicen..." sentada en el piso con niños de cuatro años....


martes, noviembre 16, 2010

¿No habrá oportunidad para el recuerdo...?


Conversaba con mis alumnos sobre la vida y obra de un autor del siglo xix. Nos quedamos reflexionando sobre el trabajo que tenían los biógrafos y las grandes investigaciones que deberían haber realizado para que hoy pudiera compartir con ellos todos los datos. Les explicaba, cómo se va reconstruyendo la vida de un determinado autor sobre la base de documentos, obras, cartas, testimonios, entre otras fuentes importantes.


Ello nos fue llevando a otro tema: ¿cómo, en el futuro, se realizará una biografía? ¿cómo será la investigación de alguien que tal vez hoy no sea famoso pero que después de su muerte sea considerado un personaje célebre? ¿de dónde se sacará la información?


Siguiendo con la reflexión conjunta, nos fuímos dando cuenta de que casi todo está en un aparato llamado computadora, disco duro, o como quieran especificarlos. Pocos se animaron a decir que sus padres guardaban detalles de su infancia, otros que todavía usaban papel y lápiz para dejar algunos mensajes importantes, algunos tienen fotos claves enmarcadas en lugares especiales. No obstante, todos coincidimos en: cuando alguien muere hoy, muere con el su password y por tanto, su identidad. Si ese individuo además es un ciudadano "normal y silvestre" eso significa que poco a poco el hueco negro del cyberespacio absorberá su YO, su intimidad, su correspondencia completa, sus testimonios, sus fotos, su pasado...


Estupor en el salón, estupor mío y estupor de los chicos. Estupor al sentir que después de nuestro paso por este mundo nuestros descendientes tal vez no podrían reconstruir una historia sobre quiénes fuímos, no podrán mirar el pasado con cierta melancolía, no podrán imaginarse los tiempos de sus bizabuelos -de los propios desde luego- puesto que los testimonios físicos ya casi no existirán y la memoria virtual será solo eso: virtual y dependiente. No sobrevive...


Tema para filosofar, para -como me dijo uno de los chicos- ir a comprar una cámara de rollo y tomar varias fotos al presente...

martes, noviembre 09, 2010

Héroes de nuestro tiempo

Los tiempos alocados y complicados que nos ha tocado vivir se mezclan hoy con tráfico, construcciones, os de propaganda electoral, volquetes, calles cerradas y otras perlas más que el querido lector tendrá en su checklist del día a día.


Yo al menos, de todo este caos voy rescatando con optimismo algunas estrellas que sobreviven a ello, supongo yo con altas dosis de paciencia, Xanax, cafeína, manzanilla y cuanto tengan a su alcance para no perder la razón:


1. El peatón:


Así como nos podemos encontrar con uno que sea una bestia, asumamos que hay un peatón consciente, responsable y concentrado cuando va a cruzar la pista. Es un héroe, puesto que el otro día, detenida en el tráfico, observaba cómo una joven madre llevando a su niñito en un coche bastón trataba de cruzar la pista. Era evidente que su intención de hacerlo por el paso zebra, era inútil: en la inteligencia de llenar Lima de semáforos, al estar estos en "ola roja" y en una sincronización tal que ya parece "regla de menopaúsica" , todos los carros estaban bien plantado en SU zona y ella no veía un claro en el horizonte para poder cruzar... ¡Mi heroína!


2. El técnico de la computadora:


Pónganse la mano al pecho. ¿No se ha convertido este individuo en casi un miembro de su familia? No somos nada sin ese hombre. Funciona casi casi como un pediatra. Requerimos de sus servicios, llamamos y acude ni bien puede... puesto que más de uno necesita de su presencia; sin él nuestras vidas (y estrés) penden de un hilo y es el único que capaz de solucionar todo aquello que obviamente no tenemos ni idea de lo que ocurre. Nuestro cerebro accesorio, nuestra PC, tiene su propio terapeuta. Aquel que, a veces, ni nosotros mismos tenemos.



3. El profesor de manejo:


Son los menos, héroes anónimos, menores y no estrictamente necesarios en la vida de todos los habitantes de esta loca ciudad. No obstante, creo que deben tener su lugar en el "Panteón de los próceres". La tengo clarita. No tengo mucho que explicar tampoco: ¿quién en este maldito tráfico puede tener los huevos/ovarios para enseñarle a alguien a manejar?



En lo inmediato, estos han sido los míos. Seguramente ustedes tienen los propios.

martes, noviembre 02, 2010

En el proceso de dar vida

Las que somos madres recordamos, a veces, con una mezcla de sentimientos nuestro tiempo de embarazo(s). Ojo, no lo digo con melancolía ni con nostalgia. Simplemente, se me ocurrió darle un espacio a este tema por sugerencia de Carito, gran amiga.

La sensación de fantasía es inherente a la madre. Se quiera o no se quiera, la cabeza se llena de miedos, de ilusiones, la imaginación echa a volar y se vuelve especialmente creativa y las preocupaciones van desde: el peso de la criatura hasta cómo deshacerse el peso extra... cuando los nueve meses terminen. ¿¿¿¿¿Cómo cargar al bebé, cómo bañarlo, serán ciertos todos los mitos que giran alrededor del tema????? Obviamente, quedo corta con la lista de preguntas y dudas que atormentan la mente y el corazón de la futura madre, y ni qué decir del futuro padre.


La gente te asalta con los consejos, las indicaciones, y cuando digo te asalta es verdad: te agarran desprevenido y desprotegido, llegan a saturarte y a dejarte desorientado. Basta con lucir la panza para que las personas se te echen encima con mil preguntas, millones de consejos, comentarios desubicados y bromas... evidentemente, todos originados en la buena intención pero sin tomar en cuenta que con ello siguen alimentando la torturada imaginación de la gestante.
Confirmado que cada embarazo es diferente, y cuando digo cada embarazo también me refiero en los casos en los que la madre sea la misma. Únicos e irrepetible, tal como los hijos que alumbramos. Cada historia es diferente, con sus bemoles, con sus alegrías, con sus sufrimientos y frustraciones. En este proceso todos somos aprendices y a la vez maestros, porque creo una de las mejores lecciones de la vida a la que algunas mujeres tenemos la suerte de asistir es esa.

lunes, octubre 25, 2010

Más liviano que el aire



Cuando puedo conseguirla, trato siempre de comprar la novela ganadora del Premio Clarín. Así leí "Las viudas de los jueves" por ejemplo, gran texto de Claudia Piñeiro. Y de ahí, he tratado de leer todas las publicaciones de esta autora argentina. Del mismo modo, pasaron por mis manos: "El lugar del padre" de Angela Pradelli y "Arte menor" de Betina Gonzáles. Hace poco, tuve la suerte de leer "Más liviano que el aire" de Federico Jeanmaire, ganadora del premio del 2009. Exquisita narración autobiográfica cuya voz es la de una anciana de 93 años.
Luego de una lectura de tirón, que duró aproximadamente unas cinco horas me encontré con esta voz que me reconstruye su historia y la historia de su madre de una manera natural, espontánea y por momentos con giros sorprendentes. La vieja me atrapó, me encerró en un universo interesante en donde ella iba recorriendo -aunque sería correcto decir arrastrando los pies- su presente y su pasado.
Es jodido, sin embargo, enfrentarse a esta soledad profunda que se da dentro de las cuatro paredes en las que transcurre la novela. El destino de los viejos: estar solos con sus propios recuerdos y claro... si estos son infelices la soledad puede llevarlos a medidas extremas. A gritos de desesperación metafóricos y hasta parecen tajados por la agudeza de la ironía.
El Premio Clarín es una iniciativa plausible que algún periódico peruano que apoye la lectura debería emular. Tenemos mucho talento en este país que tiene que tocar puertas para ser escuchado. Ojalá que El Comercio se animara, ¿no?

lunes, octubre 18, 2010

Lo que NO te debe pasar en un Supermercado

1.
Estamos en octubre ¿no? Perfecto, pensé que me había quedado dormida como Bella y me había despertado dos meses después. Entré a mi supermercado (porque forma parte de MI vida) y con lo primero que me doy en con una plaga de adornos navideños. WHAT!!!!! Es que no puede ser. ¿Ya? ¿Tan rápido? Si recién ha terminado la campaña del Día del Padre... ahora me doy con esto y poquito a poco el Grinch que tengo dentro empieza a dar sus primeras manifestaciones. Demasiado pronto, demasiado pronto... por qué me agreden de esa manera con el espíritu navideño desde ahorita! Soy una víctima de las campañas comerciales.

2.
En mi supermercado también se venden entradas para los espectáculos. Este fin de semana, JC y yo hemos decidido ir al Teatro. Voy a comprar los tickets respectivos. Ante la pregunta ¿Señorita, cuál es el precio? La respuesta fue: X soles y jubilados .... Perdón! ¿Dijo jubilados? ¿Me planteó ESA opción? ¿No tuvo el decoro de escupirme a la cara una pregunta como esa? ¿Qué hace esta niña trabajando aquí? ¿Practica ella para agredir de esa manera a los clientes? ¿Jubilados? ¿Jubilados? ¿Tan mal quedo después de una jornada de trabajo y voy a hacer mis compras?

3.
Antes de hacer las compras, como toda mujer organizada hago una lista. De hecho, como muchas esta lista respeta el orden de la distribución de los productos, el orden de las góndolas y la decisión de ir por la derecha o por la izquierda. De ello depende aprovechar el tiempo a favor. Es importante por ejemplo, guarda también un orden en el carrito de compras, porque si pones los artículos de limpieza al lado de la comida, corres el riesgo de que tus galletas tengan sabor a detergente. Dicho lo anterior, confieso que me saca de mis casillas que me cambién de las cosas de sitio!

domingo, octubre 10, 2010

En fecha especial 10-10-10: la puntuación perfecta

No puedo dejar de hablar sobre la noticia del otorgamiento del Premio Nóbel de Literatura de este año. Finalmente, después de haber estado en el bolo de nominados por años, Mario Vargas Llosa recibe tremendo galardón. Se une pues, a la lista de latinoamericanos que lo habían hecho antes: Mistral, Neruda, Asturias, García Márquez y Paz. Escritores que por cierto hay que darles una mirada obligatoria.


Mis alumnos, me llenaron de preguntas: ¿cuál es la obra que más te gusta? ¿por qué hay gente que no lo soporta? ¿cuánto ha escrito? ¿el premio tiene plata o es así no más...? Traté de una y una manera con cubrir las expectativas que mis chicos y además, insistir que más allá de las ideologías y simpatías personales por el hombre VLL, había que valorar el aporte realizado a la literatura mundial.


Generalmente, los alumnos que tengo a cargo salen del colegio habiendo leído al menos dos obras: Los Cachorros y La ciudad y los perros. Son, finalmente, texto más afines a los adolescentes que, a pesar de la existencia de varias generaciones de por medio, encuentran ciertos elementos similares que confirman que , como digo yo: todos los adolescentes son iguales. En VLL vemos que como muchos autores que trascienden, su obra es atemporal y ello ya lo vuelve un clásico.
No quiero ponerme a divagar sobre mi novela predilecta o qué me gusta de su obra. Solo quiero compartir con ustedes algunas frases de este autor que marcan mi vida:


"Un persona que no lee, o lee poco, o lee sólo básura, puede hablar mucho pero dirá siempre pocas cosas, porque dispone de un repertorio mínimo y deficiente de vocablos para expresarse. No es una limitación solo verbal; es al mismo tiempo, una limitación intelectural y de horizonte imaginario."


"No existe mejor fermento de insastifacción frente a lo existente que la literatura. Para formar ciudadanos críticos e independientes, difíciles de manipular, en permanente movilización espiritual y con una imaginación siempre en ascuas, nada como las buenas lecturas. "
Estamos leyendo menos y hay tanto escrito y por escribirse. Mi conversación con mis alumnos terminó recordándoles que la literatura pertenece a las humanidades y es por esa razón que leer nos hace más humanos.

lunes, octubre 04, 2010

Deber cívico


1. Una persona que me quiere me manda un mail que en el que me dice: ja ja ja... eres miembro de mesa. Felizmente que me quiere. Yo, como toda ciudadana paso por varias etapas emocionales. Primera: furia; segunda: shock; tercera: resignación; cuarta: prenderle la vela a Sarita Colonia, la Beatita de Humay y las almitas del purgatorio porque finalmente había salido como Segundo Miembro Suplente y claro, en las probabilidades de que tuviera que quedarme había un porcentaje a mi favor...


2. Voy a recoger mis credenciales. Me dicen que tengo que asistir a una capacitación un sábado a las 7 de la mañana. Mmmmm! Qué flojera, sabádo... Señorita, ¿y es obligatorio? ¿No me basta con leer mi librito de instrucciones? Ella, bien tranquila y la verdad que en muy buena onda me contesta: No se preocupe, la pueden capacitar en su casa si usted considera necesario. No me queda más que aplaudir haberme encontrado con alguien humano, cálido y se siente en el ambiente que la personas de la ONPE muestran un excelente disposición y ganas de ayudar.


3. Habiendo consumido todas las oraciones y velas, lo primero que hago es preparar mi lonchera compartida: galletas, fruta, vasos descartables, coca-cola... Cartera en mano con mi termo de café, mi libro -por siaca-, lapiceros, etcétera. Voy caminando hacia mi centro de votación, y noto las calles vacías, el frío de esta mañana es especial... Llegué, me ubiqué y subí al aula; en ella estaban dos mesas de diferente numeración. El ambiente tranquilo y en mi mesa: tres caballeros casi ya listo para proceder a la instalación, junto con un miembro de la ONPE. Al identificarme el Presidente de Mesa inmediatamente me dice: Gracias por venir, votas y te vas porque estamos completos. LO AMÉ... El primer suplente en ese momento me dice: ¿No te provoca quedarte?, sonrisa de ambos inmediata: la mía de felicidad y la de él, de resignación. Sin embargo, ofrecí quedarme para ayudarlos un buen rato en la instalación de la mesa, la revisión del material, contener la curiosidad de las personeras, doblar las servilletas para limpiarse el dedo.... La verdad que pasé una hora y media de lo más entretenida.


4. Mi lonchera se quedó, yo me fui. Lima decidió. Sarita Colonia, Beatita de Humay y almitas del purgatorio... Ustedes mismas son!!!!!

lunes, septiembre 27, 2010

¡Cuzco pone!

Hace unas semanas atrás nos fuímos a Cuzco (Cusco -como quieran-). Fue un viaje familiar, necesario y maravilloso. Los chicos cada día van andando sus propios caminos y los espacios compartidos se van reduciendo sin querer queriendo. Espacios que como madre temo perder.

La cosa es que disfrutamos de muchas cosas y a la vez nos dimos de cara con una realidad conflictiva, contradictoria y por qué no, hasta frustrante.

Sabemos y nos han repetido hasta el cansancio que vivimos en un maravilloso país de contraste. Precisamente es lo que lo hace atractivo en teoría. Sin embargo, este paseo nos llevó a todos a una reflexión particular: ¿nos enorgullecemos de los contrastes tan evidentes? Mundos que conviven durante siglos en donde uno solo se siente parte de la postal u observa como cualquier extranjero desde fuera...

Se trata de fomentar el turismo interno, y efectivamente las ofertas de líneas áreas y hoteles resultan atractivas para aquellos que tenemos la suerte de utilizarlas. No obstante, para disfrutar de todo lo que esta ciudad nos ofrece nos obligan a pagar tarifas exorbitantes: "pasaje turístico para las Iglesias", otro "pasaje turístico para restos arqueológicos" y te sangran bien sangrado. Claro, que podría levantarme a las 7 am para ir a misa y así ver la Catedral sin que me cobraran.

1 sol para el baño, 1 sol para el estacionamiento de nuestro supertaxi, para visitar un pueblo como Chinchero hay que pagar una tarifa extra si no te has comprado el pasaporte y las mujeres de la plaza que ofrecen sus productos ya se ven limitadas dado que al turista que le podrían comprar su mercadería, ya le sacaron sus solcitos con la cobranza anterior.

Constraste de fomentar turismo y luego ¿qué?. Es el gobierno regional quien no se compromete con esta campaña... deberían hacer una revisión de tarifas para el visitante peruano, por lo menos e implementar información adecuada porque el negocio está en los guías locales que si no los contratas no tienes ni un solo avisito que te cuente alguna historia simpática de lo que estás disfrutando.





En fin, Perú: país de contrastes.

lunes, septiembre 20, 2010

Hay mucho por hacer


Algunos meses atrás, escribí un post que trataba de la vejez. Creo que tomé el tema de una manera dura y sin ningún eufemismo (http://enpuntomuerto.blogspot.com/2009/06/un-tema-complicado.html ). Esto, porque generalmene volvemos tabú aquellos temas ante los cuales no tenemos valor de decir abiertamente lo que pensamos puesto que se considera políticamente incorrecto.

Justo, el sábado pasado conversaba sobre este tema y cómo a los viejos les faltaba un soporte emocional que fuera más allá del entorno familiar. Es decir, no se escucha mucho de psicólogos que se dediquen a hacerles terapia a personas mayores. Hablo de 75 para arriba... De hecho, quizás por un tema de cercanía generacional debería pensarse en terapeutas sobre los 60´s que quizás pensando en su retiro, pudieran dedicarse a darle una mano a aquellos seres humanos cuya parte final de la jornada los agobia.

Son pues, los viejos, los seres más incomprendidos y menos tolerados de nuestra sociedad. En ese aspecto hemos involucionado y hemos abandonado la riqueza intelectual, cultural y profesional de aquellos que han traído el mundo hasta este punto -en el buen tono de la frase-. Es cierto, que en algunas área se forman una suerte de "consejo de Ancianos" plausible y admirable... pero son los menos. Hay tanto por hacer...

Alguna vez escuché: cuando uno es bebé usamos pañales todo el día, nos cagamos y nuestros padres nos limpian y nos cambian entre sonrisas y dulces palabras, nos celebran un pedo, nos motivan y esperan nuestro eructo... Cuando somos viejos: todo lo nuestro apesta...

Aquí les dejo una peliculita de 5 minutos, me la envió mi amigo/sobrino Francisco Peirano, otrora mi alumnito...a quien como siempre agradezco sus valiosos aportes a este Blog.


http://www.youtube.com/watch?v=kckeoENihKM&feature=related


Tómense un tiempito, disfruten, reflexionen...

lunes, septiembre 13, 2010

En un día especial




Esta es la letra de una canción maravillosa que canta Miguel Bosé. Para salir del cliché del Happy Birthday me provocó darle un plus en su día a la mujer más importante de mi vida.



He querido regalarte en un día tan especial
un baúl imaginario donde puedas soñar
con detalles de tu mundo y paisajes de colores

¿Qué otra cosa puedo dar a una linda dama blanca?
Sino una lista de esas cosas que se guardan de verdad...

Una flor,
un hermoso amanecer,
una foto con amigos,
y un gran beso al corazón.

Un barquito de papel,
y una niña con un sol,
y una tarde en los jardines del Edén

Un lugar donde soñar
y otro donde realizar.
Y una vida por delante para dar.

Mucha más felicidad
brillando a tu
alrededor.

Todo envuelto con un lazo de ilusión
Para que así nunca te olvides
de mostrar al mundo entero
la sonrisa de
una dama como tú.

Feliz Cumpleaños número 20, Micaela...

viernes, septiembre 10, 2010

Lección de vida


María suele llevar en su cabeza la “checklist” de Juan. Es decir, trata de que su media naranja (que ahora más parece medio melón) no se olvide de ciertas responsabilidades administrativas porque claro, con todo lo que tiene en la cabeza… suele suceder. Como ha ocurrido en las últimas dos décadas, de cuando en vez y “con la delicadeza” que ello supone, María arranca con la canción titulada: No te olvides de… (a), (b), (c)…(h), (i), (j)….(x), (y)… y por esos azares del destino, en los que Juan -que suele ser paciente y tiene esa capacidad masculina tan popular de que tal información le entre por un oído y le salga por el otro- un buen día, da un paso en falso y le contesta: ¡Ya, no me estés cargando!...


Uyuyuy cabeza de cuy! Craso error… una tarde sabatina, cuando el solcito invernal ha invadido la salita de estar, esas palabras suenan lapidantes en la cabeza de María… Juan, sin darse cuenta desde luego, acaba de firmar su sentencia y ha sido expulsado temporalmente del paraíso. María empieza su metamorfosis… grrrrrrrrrrrrrrrrr. (Cabe aclarar que tienen una testigo: María jr, quien se limita a seguir zambullida en su separata de Normas Legales, y observa la escena en silencio y obvio desconcierto… sus progenitores no mantenían ante sus ojos un montaje de ese tipo hace años atrás)

María se atrinchera debajo de su colchita mientras contempla el televisor un mamarracho de película, Juan sigue leyendo el periódico y cuando la película acaba María ni se acerca al control remoto para realizar el consabido “zapping” tradicional. Juan, tampoco. Los créditos de la película pasan y pasan… hasta que Juan toma el control y hace del televisor la ruleta más loca de Las Vegas sin detenerse en ningún lado. María, por su lado, bufa… no respira, bufa tanto como su pequeño cuerpo se lo permite… Juan continúa con su rutina: zapping- El Comercio-El Comercio-zapping…María, bufa.

Una hora después, Juan ha ido y venido y decide observar la cara constreñida de María, que seguramente raya con lo estreñida y por lo tanto: cara de poto… Ella, lo castiga con su desprecio… él, cual alma pura e ignorante manda la peor pregunta del mundo: ¿te pasa algo? ¿te sientes mal? (No olvidar… Juan es HOMBRE) y ella, como si despertaran al león herido y humillado le contesta: Nada pues… prefiero no cargarte… (¡toma!)

Acto seguido: Juan no entiende ni un carajo, en su fuero interior piensa: esta mujer está reloca y es una histérica, si yo pronuncié esas palabras hace más de una hora…! No puede ser! ´Ta mare… y obviamente pasa a bufar y poner cara de poto… María jr sigue contemplando.

Al rato, viene un diálogo superficial menos tenso… ambos ceden un poquitititititititito. Cuando en eso María –está en su naturaleza- le dice: ¿cuándo vas a ordenar esos papeles?... y Juan voltea entre risa y reproche y con una mirada le dice elegantemente: no empieces… María ríe y dice: ok, ya no vamos a pelear… y dirigiéndose a María jr le pregunta: ¿Hace cuánto tiempo que no veías a tus padres así? Y aquí viene lo mejor:
Yo miraba la escena -dice la Jr.- y pensaba… en qué momento el pavo de mi papá (dijo otra palabra más subida de tono) se va a dar cuenta de que la ha cagad… y que mi mamá está recontrasada, que está con cara de poto, respirando como toro encerrado, no ha tocado ni el control remoto y la atmósfera está irrespirable. Ella le manda señales y después de más de veinte años de matrimonio este pata es incapaz de darse cuenta!!!! A mí me pasa lo mismo con mi enamorado, cuando yo me molesto por algo que me dice, se le pasea el alma… y pueden pasar horas en la que yo sigo asada y él como si nada… Acabo de concluir: todos los hombres son iguales!!!

María agrega filosóficamente: y las mujeres también. Acabas de recibir en vivo y en directo una lección clara de “género”.


¿o no?

lunes, septiembre 06, 2010

preparando el regreso...

Amigos, aquí ando llegando al cierre de este paréntesis de dos meses. La verdad es que pensé que iba a ser una pausa más larga pero tengo un problema sumamente serio: Enpuntomuerto forma parte de mi vida de forma visceral, y por eso, ha resultado imposible alargar más la ausencia. Suscriptores, dense una vuelta por el Blog, recuerden que de vez en cuando hay novedades y recomendaciones que ustedes no ven... www.enpuntomuerto.blogspot.com

Estoy dándole vueltas a muchas reflexiones, o sea que por lo pronto los dejo con este texto de Mario Benedetti, uno de mis autores predilectos:


BIENVENIDA
Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más dócil
ni más cauta
tan sólo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
cómo te pienso y te enumero

después de todo la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tú nostalgias
y cómo me revienta que él nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable

ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza
sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas.

sábado, julio 10, 2010

Mito y realidad


El Minotauro, Asterión, siempre ha sido uno de los personajes mitológicos que más ha atraído mi atención, cautivada por su origen y por su destino, curiosamente vuelve siempre a mí de una u otra manera. Un maravilloso cuento de Borges, por ejemplo –La casa de Asterión- me dejó décadas atrás con una nostalgia enorme, convirtiendo a esta criatura hambrienta de sangre humana en una figura desprotegida , hasta patética.

El Minotauro es una suerte de metáfora humana, se asemeja a los seres entrampados en su propio laberinto que no tiene la fortaleza de ir más allá de su frontera personal. No terminan de resolver sus propios “intríngulis” y por los tanto no son capaces de establecer vínculos sanos con los otros. En su afán de hacerse notar, de hacerse querer, terminan devorando a las primeras criaturas que se les cruce. Como el mito original…

Hay varios textos –poéticos y narrativos- que se relacionan directa o indirectamente con él. Aquí les dejo un par:

I
Encorvados los hombros, abrumado
por su testa de toro, el vacilante
Minotauro se arrastra por su errante
laberinto. La espada lo ha alcanzado
y lo alcanza otra vez, Quien le dio muerte
no se atreve a mirar al que fue toro
y hombre mortal, en un ayer sonoro
de hexámetros y escudos y del fuerte
batallar de los héroes. Ilusoria
fue tu aventura, trágico Teseo;
de la bifronte sombra la memoria
no ha borrado las aguas el Leteo.
Sobre los siglos y las vanas millas
ésta da horror a nuestras pesadillas.


II
Ariadna toma el ovillo
entra al laberinto
temor,
angustia,
placer

Sin esperar
Nada
lo encuentra,
vulnerable
imán
para sus sentimientos
siente su presencia
segura
valiente
generosa

Ariadna
consuelo
compañía
asesina de
su soledad
se quieren
en el laberinto

Ariadna
duda
Teseo
la espera.

lunes, julio 05, 2010

...no es más que un hasta luego

Hoy sentí que Enpuntomuerto y yo ya cumplimos. Cerramos,por ahora, un ciclo maravilloso de casi trescientas publicaciones y casi tres años. Tres: número cabalístico en la tradición cristiana; tres: el número base de La Divina Comedia; tres: los amores de mi vida y diario combustible.

Enpuntomuerto les da un "hasta luego"... Los caminos de la vida son inexorables y quién sabe si retomemos esta ruta de nuevo. Veamos cómo nos va... Enpuntomuerto me enriqueció, me comunicó, me purificó, logró sacar muchas cosas buenas y menos buenas que estaban dentro de mí y por sobre todo: revivió la creatividad enmarañada que tengo dentro.

Hoy que se celebra el Día del Maestro empieza una nueva aventura: Vida en el aula... http://vidaenelaula.blogspot.com/ Otra tónica, otras ideas.

Gracias a los lectores, especialmente a los ochenta y cuatro suscriptores que fueron subiendo a esta aventura durante toda la travesía. Gracias por dejarme entrar en sus vidas y compartir conmigo la enorme variedad de comentarios. Y si llegaron un poco tarde, recuerden que debe haber algún post que no hayan revisado...

¡Brindis por la pausa!

Hasta pronto, amigos.

Claudia

lunes, junio 28, 2010

Duelo en vivo y en directo


Estamos acostumbrados ha hablar de duelos cuando alguien querido y cercano muere. Esto ajeno a cualquier creencia religiosa es justamente un proceso especial, personal, duro y que supone al final deje una cicatriz emocional llevadera y sana. Tal vez, ni siquiera una cicatriz (por su cariz negativo) sino una huella imborrable.

Pero cómo reaccionamos cuando el duelo surge de una separación “en vivo y en directo”… el término de una relación, la pérdida del ser amado siempre nos deja interrogantes que muchas veces no tienen solución. Nos sentimos atados a un nudo laberíntico, incapaces de reaccionar ante el dolor y torturándonos de preguntas concretas. ¿Qué hice? ¿qué hizo? ¿qué dejé de hacer? ¿qué dejó de hacer? ¿dimos lo suficiente? ¿teníamos futuro? ¿realmente me quería? Y seguramente la batería de preguntas podría ser inagotable.

Como seres humanos, cuestionadores, emocionales y racionales al mismo tiempo resulta válido pasar por ese sufrimiento, puesto que es natural y hasta es sano. A veces, recurrimos a los amigos para que ellos nos den las respuestas, a veces tratamos de encontrarlas con un profesional, a veces nuestra soledad es buena compañera para descubrir que solo el tiempo y la fuerza de voluntad –item totalmente personal- será capaz de ayudar en el proceso de pérdida.

Hay tantos mecanismos que hemos ido creando, naturales y con pena artificiales que aquilatan la pena. Y curiosamente, a través del desarrollo de psique humana seguimos siendo vulnerables, enormemente vulnerables e indefensos ante el dolor que produce una pérdida. Del mismo modo, la fortaleza sale de nosotros mismos y tal vez justamente salir sobrevivir airosamente de un proceso de duelo de este tipo equivale a reforzar nuestra alma.

lunes, junio 21, 2010

La torre de Babel



Ya conté alguna vez que soy una fan futbolera, y de hecho el Mundial es una fascinación. Con pena no puedo ver mucho porque los horarios se cruzan con el trabajo, pero en fin: se hace lo que se puede.
Uno de los aspectos fascinantes que siempre me ha llamado la atención es la comunicación que tienen los jugadores en la cancha. La variedad lingüística es fascinante y claro, cuando tienen que intercambiar palabras además de patadas, codazos, escupitajos y demás… es ahí donde detengo mi atención.

Cuando un jugador se pierde un gol la cámara lo enfoca, si conocemos el idioma podremos leer en sus labios el consabido: ¡Puta madre! O sus variaciones locales, pero en cualquier caso todos involucran a la puta y a la madre. En los idiomas que me son totalmente desconocidos, deducir lo que dice me lleva a callejón sin salida, pero la expresión fácil es suficiente para entender que también invocaron a sus mamitas o a las “cuatroletras”.

Ahora bien, lo más fascinante es cuando los jugadores discuten con el árbitro y, salvo las palabras universales futboleras, no entienden ni pío de lo que dice uno y de lo que dice el otro. En esta Torre de Babel el lenguaje corporal es básico aunque igualmente no es del todo universal.
Pero así es el fútbol!

jueves, junio 17, 2010

El buen amor...


Como suele ocurrir una cosa lleva a la otra, y la semana pasada hablando sobre el Libro del Buen Amor –época medieval- estuve conversando con mis alumnos sobre la diferencia que planteaba el autor entre el Amor Divino (así con mayúsculas) y el amor mundano (así con minúsculas). Me detuve, especialmente cuando caímos en el punto de que el mundano era totalmente condicionado interesado. Seguramente esto puede ser muy polémico pero paso a explicar el porqué de esta conclusión.

Por cuestiones sociales, por afectos, por sobrevivencia solemos ir seleccionando a las personas que nos rodean, el circulo de los más allegados se va estrechando en la medida en que los otros son capaces de cubrir nuestra expectativas, llegar a la valla que colocamos (sin querer queriendo). Decimos que la gente nos acepta como es y nosotros también aceptamos a la gente del mismo modo. No obstante, no es así. Aceptamos sobre la base de ciertas premisas, alejamos en la medida de que no las cumplan; acercamos en la medida de que sí cubra las expectativas que tenemos.

Es cierto, que del mismo modo no tratamos a todas las personas igual. Hay un corte por ejemplo entre los lazos familiares y los lazos amicales. A la familia, por convención social, HAY QUE aceptarla, hay que “quererla”; a los amigos… los seleccionamos, los vamos descartando de acuerdo a cómo se adaptan a lo que cada uno define como amistad: es verdad. Si encontramos un alma gemela, un amigo entrañable de esos que curan toda la vida, de esos que son capaces de decirte tus verdades a la cara y no pasa nada… es que sus vallas coinciden con las tuyas.

¿Cómo es en el amor? Mucho más complicado, porque la vallas suben y bajan de acuerdo a diferentes circunstancias, porque nos planteamos que el “compromiso de amar” supone una incondicionalidad automática de la que se abusa en el diario vivir. “Si me quiere, que me quiera como soy y que aguante”. ¿Qué aguante? Curiosa premisa, porque a veces los dos aguantan y la cuerda se tensa tanto que viven eternamente en sobre una situación estresante tan espantosa que todo revienta en sus propias manos.

Condicionamos, exigimos, presionamos, así de lejos estamos de la incondicionalidad…

lunes, junio 14, 2010

Yo quería como la foto



Recuerdo que cuando era adolescente, iba a una peluquería que estaba muy de moda llamada "Francis" quedaba a la espalda de la calle Miguel Dasso. Iban tantas mujeres que tenía por lo menos unos ocho lavatorios de pelo. Luego del lavado, con la toalla envuelta nos sentaban en bancos de colores en cola, mientras esperábamos a ser atendidas. Yo vivía maravillada cómo iban pasando mujeres tras mujeres y la estilista iba "jugando" con ganchos, tijeras y peines... El olor de tinte, de shampoo, reacondicionador, y otras sustancias se mezclaban como en una cocina de alto nivel e inundaban mi cerebro imaginándome que yo podía, algún día, quedar como cualquier de las fotos colgadas para adornar. Esa colorada, esa morena, esa mujer de rubio cenizo de luenga cabellera, me iban rodeando. Sin embargo, casi todas las chicas de esa época queríamos tener el peinado de Farah Fawcett.


En las espera, casi todas las féminas cargaban revista en mano y desde luego, además de culturizarse un poco buscaban -seguramente- una imagen que en su real-imaginario, representara cómo querían quedar. Tengo en el recuerdo, de una Buenhogar, el perfil de una chica de pelo lacio con un corte lindo, sencillo, raya al medio, ideal para mí... insisto: ideal... Y claro, cuando la peluquera acababa su obra y yo me veía al espejo pensaba.... eso no era exactamente lo que quería pero veía mi cabello brillante, con otro cara... era diferente. Todavía me costaba entender que a la primera lavada de cabeza y aterrizada con la realidad, mi pelo que siempre ha tenido vida propia volvía a ser el de siempre. Seguíamos soñando con tener el peinado de la revista ... obviamente, era imposible.

El otro día, alguien comentaba: he visto a X con falda escocesa,botas y abrigo...regia! que creo que me voy a comprar... Mi cable a tierra interno me volvió unos treinta años atrás, y claro: focalizé a cualquier imagen de revista, una mujer-maniquí con ESA falda, ESAS botas... yo focalizada me veía más bien como una suerte de hobbit...

La costumbre de vernos en el lugar de la modelo no han cambiado. Las mujeres somos capaces de imaginarnos vestidas con ESA prenda y hasta nos vemos como ESA modelo, nos peinamos como ESA actriz y en nuestro "real-imaginario" donde lo imaginario es más grande que lo real... nos vemos regias, mientras que muchos pensarán: y a esta qué le pasó!

lunes, junio 07, 2010

Heródicas


Diosito le da a la mujer la gran labor de ser madre. El sentimiento materno, intrínseco del género femenino, caracteriza a la mujer e inclusive la pone por encima de todo. La MADRE es la MADRE. Hay un sentimiento, una inclinación especial que toda mujer siente por los críos, la ternura de un bebé, de un niño pequeño emana por los poros en las féminas... casi casi un tema de género.

No obstante, podemos hablar de dos grupos de mujeres (con respecto a su relación con los niños). Las hay aquellas que ven en una criatura rosagante, "rica", "deli" y se derraman en halagos, caricias, "cuchis cuchis", frases mermeladezcas, entre otras fórmulas de conquista infantil. Los críos responden inmediatamente a ello, y sonríen, se dejan cargar, conversan, y se conforma un escenario lleno de magia, de color verde agua/amarillos patito en el que todo huele a colonia Johnsson`s. Todos son felices, y al puro estilo comedia familiar gringa dicen: ahhhhhhhhhhhhhh...

Por otro lado, tenemos a aquellas cuyo sentimiento de ternura como que no lo tiene muy desarrollado, o tal vez sea nulo...que ante una criatura siguen de largo como si nada. Y si, por algún azar de la vida, se ven quasi obligadas a darles su atención, su actitud es idéntica a la que si tuvieran al frente a un muñeco de peluche... Ojo, que esto no quiere decir que sean buenas madres, que con los de su sangre, con los "flesh de su flesh", pero... ahí no más... sufi. Han gastado su ternura maternal ahí y no tienen para el resto. Los bebes les causan urticaria, se ponen sumamente nerviosas, el niño ajeno las desestabiliza: los ven como unos critters, gremlins, como bichos que caminan al puro estilo mini-volquete sin control. Tienen un olor especial, a "vinagrillo" diría mi madre, y tienen una mirada muy especial, casi inquisidora. Estas mujeres sienten amenazado su mundo... esa porción de niño que todo adulto lleva dentro debe ser como la milésima parte de una micra que nadie puede encontrar. Se incomodan en los cumpleaños infantiles si es que tienen que asistir a ellos por alguna razón -aunque disfruten de la canchita y la gelatina-, por su salud mental se alejarán lo más que puedan de ese cosmos que para ellas es un caos. Cabe agregar que los niños perciben esta animadversión y automáticamente si este especimen de mujer tuviera que esforzarse para caerle bien a un niño: claramente fracasaría en su empresa... estos seres no se dejan engañar...


Yo pertenezco a esa segunda especie...


lunes, mayo 31, 2010

La felicidad produce culpa


Como ya comenté en un post pasado, quejarse está de moda, bien dicen que la queja es el deporte nacional.

Cuando alguien te te cuenta una pena, uno suele consolar a la persona como amerita el caso, inclusive como remedio a su consuelo le contamos una historia más trágica aún (“mal de muchos, consuelo de tontos” reza el refrán) pues siempre habrá un cuento peor.

Hoy el hecho me hace reflexionar sobre cuánto compartimos las cosas buenas que nos pasan, cuán público hacemos nuestra felicidad por temor a que parezca un acto de soberbia. Cuando nos va bien, cuando logramos un objetivo, cuando alcanzamos un estado de paz interior, o simplemente el equilibrio en nuestras vidas que nos puede dar derecho a sentirnos felices, la mayoría de los mortales suele sentir un atisbo de culpa.

¿Cómo le digo a mi amiga que está con en una mala situación económica que terminé de pagar la última letra de la hipoteca que me ahorcaba (y me siento feliz!); cómo le cuento a la otra cuyo marido la maltrata que celebro con alegría mi próximo aniversario; cómo explicar el estado de gracia producido por x, y o z motivo, cuando a mi lado alguien que quiero no lo tiene?

Y es que a veces, uno siente que no tiene derecho a ser feliz; que es mejor mantener ese secreto bien guardado, que es un placer que debe disfrutarse en silencio; hacia adentro, sin testigos.

Tal vez, lo inteligente será como alguna vez dijo sabiamente Fray Luis de León:


Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.

lunes, mayo 24, 2010

Las caídas de la vida: otra de María y Juan



para Maco, todos sabemos por qué


Uno suele advertir a los hijos de tomar ciertas precauciones en casa, puesto que los accidentes domésticos suelen tener consecuencias más graves que lo que uno cree. Entonces, ocurrió: la hija de María y Juan rodó por la escalera golpeándose directamente la parte posterior de la cabeza de manera contundente. Acto seguido: náuseas, ganas de vomitar, segundos sin conocimiento y luego todo perfecto. Como si nada hubiera pasado.



María y Juan que a pesar de considerarse unos padres solícitos a las necesidades emocionales de sus hijos sin ser unos fanáticos, comprobaron el estado físico de vástaga, la monitorearon todo el día y dieron por sentado que la cosa estaba bien. No obstante, cada uno en su interior se preguntaba si esto no llegaría a mayores, si tal vez era exagerado llevarla a la Clínica, pero finalmente un chinchón cualquier ser humano lo tiene en la vida y tener 19 años no es lo mismo que tener 2 años cuando ante cualquier moco ya estamos jodiendo al pediatra. Entonces no había que exagerar...




No obstante, María y Juan no contaban con la presencia de “outsider” que como un Pepe Grillo enamorado apareció en la noche a preguntarles a boca de jarro si no pensaban lleva a la criatura a la clínica a primera hora del día siguiente. -¿Clínica? -preguntó María, -¿tú crees?- mientras Juan la miraba con la misma sorpresa compartiendo la quasi imposición del enamorado en cuestión. Seguramente el “outsider” pensaría: ¿y esta niña como ha logrado sobrevivir con estos padres?


María y Juan casi ni durmieron: María decidió que la hija dormiría con ella y le vigiló, como en sus primeros días de nacida, la cadencia de su cuerpo mientras el dulce sueño la envolvía. La levantó a las 7 am y se la llevó a la Clínica para una tomografía de ley. Diagnóstico: contractura muscular en el cuello, uso de collarín cuatro días y harta pepa.

La vástaga tiene su propia parte de la historia, puesto que -a sus quasi 20 años- lo que más le dolió no fue la caída, ni el tremendo chinchón categoría huevo de chocolate que le salió en la mitra, sino que el médico – al ver su aspecto menudo y ataviado con su polo de pijama de Campanita- le preguntara: ¿Cómo te caíste hijita?... ¿ jugando?

Veredicto: María y Juan culpables.

jueves, mayo 20, 2010

Intereses creados

Actualmente estamos rodeados de términos muy vinculados a la economía: devaluación, inflación, crisis financiera, deuda, déficit, interés… Inclusive, en nuestras diarias conversaciones siempre sale a relucir frases alusivas como “no me sobrevalores”, “estoy en crisis”, “compadre, estoy en deuda contigo”.

Sin embargo, hay un término que especialmente detiene mi reflexión y me lleva a pensar en cómo su original significado se ha “devaluado”. La palabra INTERÉS. Según mi amigo el DRAE, este término viene del latín: interesse, importar. Pero si observamos la cantidad de significados de esta palabra veremos que son más de seis, y que solo uno dice: inclinación del ánimo hacia un objeto, una persona, una narración, etc. Los otros cinco tienen que ver con el campo de la economía.

¿Dónde quedó el interés por alguien? Perdido entre tantos conceptos materialistas del gran diccionario, en el uso cotidiano de los reportes de los bancos, en la economía callejera de la que todos somos maestros. ¿El interés por el otro, el que mi ánimo se incline con especial devoción hacia un amigo, hacia los hijos, hacia la pareja, se mueve también por un deseo inconsciente de recibir un porcentaje de cariño a cambio?


A veces considero que cada vez se va reduciendo el número de personas que tiene interés por las otras, el guardarlo es señal de los tiempos que vivimos. Tenemos que ahorrar, no podemos gastar mucho…


Ahora, como los seres humanos somos por naturaleza contradictorios, justamente lo que sentimos por los demás es, como debería, un afecto desinteresado, léase: DES-interesado que no busca ganancias. Y en ese mismo concepto funciona una gran contradicción porque mi interés por el otro debe ser desinteresado. Y en este juego de palabras si soy desinteresada no siento interés por nada…


Resuelvan el misterio y muestren interés real, humano… es el mejor capital que tenemos.

lunes, mayo 17, 2010

Violación de domicilio


He estado unos días de vacaciones; en ellos, como siempre mi mayor placer es quedarme en mi casa. Leer, ordenar, leer, ver tv, leer, escuchar música, webear, entre otros ocios maravillosos de la vida. Sin embargo, como muchos de ustedes saben soy una víctima más del crecimiento urbano limeño y la construcción que tengo al lado tomó una fuerza y rapidez porque YA quieren acabar.


Mi dormitorio -atalaya y refugio- tiene una terraza que colinda con una de las paredes laterales de dicho proyecto. Ahora, que ya pasaron el segundo piso, los obreros están instalados sobre mi vida. Ello me ha obligado a que durante estos últimos días esté con todas las ventanas y cortinas cerradas -casi pegadas con masking tape a las paredes-. En estos soleados días de otoño, no he podido disfrutar del sol, ni el excepcional cielo celeste en Lima. Detrás de las cortinas he estado disfrutando de mi refugio en el total color beige del tapasol.


El ruido de los martillos, desde las 7:15 am no han logrado realmente molestarme. El silbato del refrigerio entre 12 y 1 de la tarde hasta me acompaña. Los pum pum, pom, bam, y todas las onomatopeyas que se les puede cruzar por la cabeza no son definitivamente ruidos que puedan llegar a alterar mi equilibrio emocional. Son justamente ruidos, producidos por objetos inanimados que producen ciertas cadencias sonoras rutinarias, entendibles, casi como zonzontes acompasados.


No obstante, hoy me di cuenta que hay un detalle que realmente me "saca del cuadro", me hace sentir vulnerable, invadida, y por qué no... hasta desprotegida. Escuchar las voces de los obreros, sus conversaciones dentro de mi casa, me producen una sensación de malestar que no puedo describir. Quizás les parezca una tontería, quizás una suerte de delirio de persecución, pero las voces son el testimonio real de la presencia de unos extraños que están trabajando, que están ahí. Unos extraños que sin querer me hacer copartícipe de sus diálogos que van más allá de "pásame un ladrillo" ...


Sin querer yo invado su privacidad al oírlos, pero ellos invaden la mía, la presencia de sus voces invaden mi domicilio todos los días...al menos, el tiempo que dure este proyecto.

jueves, mayo 13, 2010

Huelgan comentarios


Algunos días atrás les hablé de una novela de Héctor Abad, este párrafo en especial –sin malograrles la lectura de la obra- se me quedó dando vueltas en la cabeza. No sé… para los humanos que nos reconocemos imperfectos…

“Todos tenemos en nuestras vidas algunas zonas de sombra. No necesariamente son zonas vergonzosas; hasta es posible que sean las partes de nuestra historia que más nos enorgullezcan, las que al cabo del tiempo nos hacen pensar que, a pesar de los pesares, se justificó nuestro paso por la tierra, pero que como forman parte de nuestra intimidad más íntima, no queremos compartirlas con nadie. También puede ser zonas ocultas porque nos resultan vergonzosas, o al menos porque sabemos que la sociedad que nos rodea en ese momento las rechazaría como odiosas o monstruosas o sucias, aunque para nosotros no lo sean. O pueden estar a la sombra esas zonas porque de verdad, e independientemente de cualquier tiempo o cultura, son hechos reprobables, detestables, que la moral humana de cualquiera no podría aceptar.”

domingo, mayo 09, 2010

Una cortita para hoy


Como muchos sabrán las fechas especiales que el shoppingcalendario imponen me causan urticaria, cada día más tormentosa por cierto. Día de todo.... pero no dejará de llamar mi atención la publicidad tan creativa que nos acosa desayuno, almuerzo y comida durante esas fechas -que por cierto, cada día lo hacen con mayor antelación, meses antes-.

La creatividad, la manipulación, lo "nada que ver" inundan las pantallas, los encartes, las revistas, los radios, los periódicos... todo con el solo objetivo de vender y embutirnos por todos los orificios de nuestros cuerpos que X producto es mejor que otro; que tal oferta es más ventajosa que aquella, etcétera, etcétera, etcétera.

Me joroban especialmente los combos que traen dos o tres aparatos eléctricos, que hasta el día de hoy siguen queriéndole "enyucar" para que el trabajo del hogar sea más placentero. Aparatos que al final usa toda la familia, en beneficio de toda la familia, pero que a la madre/ama de casa debería "hacerla muy feliz"... cuando seguramente muy feliz la haría si los hijos hicieran sus camas, el papá cocinara de vez en cuando y todos ayudaran a planchar su ropa...

No obstante, hay una que me tiene encandilada y se llama "Corazón de mamá", es una publicidad radial de un restaurante. Este es el nombre de una oferta especial, CORAZÓN de mamá, no es pues una metáfora a la prodigalidad, bondad, tolerancia y cariño que caracteriza a las madres en general. ¡Nooooooooooooooooooooooooo! Esta oferta ofrece, nada más y nada menos que tres palos de anticucho (brochetas) de puro CORAZÓN de vaca, con su papa y con su choclo, amén! ¿No les parece maravilloso? Es que vivo emocionada cada vez que la escucho: en su día regálale a mamá la oferta de corazón.... (de vaca). ¿Qué tal?... Inspirador.

Feliz día a las mamacitas que leen el Blog, desde mi corazón (humano) les mando mi solidaridad en esta chamba que no se acaba nunca.

lunes, mayo 03, 2010

Una ocurrencia genial...


Muchos dicen que el libro, con el tiempo, irá muriendo. La tecnología pareciera que ha canalizado todas sus baterías para que el objeto llamado libro vaya desapareciendo poco a poco de nuestras vidas. Además si a ella agregamos que el cuidado del medio ambiente nos condiciona a ahorrar en árboles y por lo tanto la producción de papel debe decrecer vamos caminando hacia el final.

No voy a repetir nuevamente el placer que es leer un libro, abrirlo, olerlo, en pocas palabras disfrutarlo. Por ello, quiero compartir con ustedes este lynk que me enviaron. Habla por sí solo, enjoy it!

http://www.youtube.com/watch?v=iwPj0qgvfIs

Después comentaremos.

jueves, abril 29, 2010

Visiones callejeras


No puedo evitar criticar a quien debería cuidarme, pero últimamente paro pensando en dos detalles que han llamado la atención en los últimos tiempos cuando observo el comportamiento del policía común en la calle.

Escena 1

¿Veo un policía cuidando la ciudad? ¡Sí! Pero hablando por celular. ¿Estará atento para ponerme a salvo de los delincuentes? ¡Sí! Pero hablando por celular. Será diligente dirigiendo a la población chequeando que no ocurra ningún accidente?¡Sí! Pero hablando por celular. ¿Habrá alguno por ahí ayudando a las viejitas a cruzar el maldito tráfico? ¡Sí! Pero hablando por celular. Nuestros policías (al menos un buen porcentaje de ellos) no son como aquellos que nos venden las series norteamericanas: toman café y comen “donas , los policías peruanos tomarán chicha, comerán butifarra, pero por sobre todas las cosas: hablan por celular.

Escena 2

Av. XXXX 7:45 am sumergida en la marea bulliciosa de un hora de las veintidós “hora punta” que hoy por hoy tiene el tráfico limeño (y que seguramente cualquier ciudad que se respete). Escucho un silbato, y mi esperanza se traduce en pensar que tal vez un policía está supervisando la fluidez del tráfico y por ello, está cumpliendo con su rol de poner “cosmos” en el “caos”. Fijo mi mirada en la policía (femenina) que, rica y apretadita, me dice que avance alentándome con la palma de su mano. Fijo mi vista en el semáforo sobre ella y veo luz verde. Siguiente semáforo: luz roja, otra policía me detiene y así per secula seculorum los guardianes de la ley me van a decir lo mismo que aprendí desde niña: verde para avanzar, rojo para detenerse. ¡Condorito, por favor ayúdame a exigir una explicación!

lunes, abril 26, 2010

Juan tiene FACEBOOK!


Para una persona que le cuesta mandar mensajes de texto porque se ataranta con las teclas, para una persona que le cuesta manejar bien el mouse digital de una laptop, para una persona que no sabía cómo grabar un programa con su VHS, o como pasar la filmación a un cassette… El Facebook es realmente: un juguete nuevo. Para Juan, el FB es como aquellos trenes eléctricos con todas las estaciones que niños y niñas soñábamos tener alguna vez en nuestra lejana infancia. Juan tiene juguete nuevo.

Cada noche, el ritual de sentarse en el sofá, abrir la lap y decir: voy a ver mi FB, se ha convertido en una suerte de remanso espiritual en el estresado y agobiado espíritu de Juan. Es feliz viendo quién ha aceptado su “Solicitud de amistad”, preguntando dónde puede escribirle a X, qué es eso del Muro, qué es eso de Eventos… ¿qué es público? ¿qué es privado? Como regresa a las dos páginas anteriores en las que estaba, cómo hace para tener fotos… e inclusive: descubre amistades de su barrio de la infancia que ya daba por perdidas (algunas de las que María con tantos años de compañía no ha escuchado en tu vida!)

Juan cayó en las garras del FB, va contando cuántos amigos tiene, va disfrutando de ver las fotos de hoy y compara con el recuerdo que tenía de aquella amiga adolescente, que muchas veces debió quedarse en ese recuerdo… era idílico y poco realista. Cada noche, al reencontrar un amigo/a nuevamente, la frase “ala cómo ha cambiado!” se repite una y otra vez. El FB, el juguete nuevo que entró en su vida para quedarse.

jueves, abril 22, 2010

La cuarentona


a mi amiga Patty L. por la idea
Hoy, jueves 22 de abril se cumplen 40 años de la creación del Día de la Tierra. Justamente a raíz de lo descalabrado que se hallaba el clima surgió la idea de que la pobre había llegado a su menopausia, es decir: a veces ni sentías los síntomas y otras la factura te la pasaba con creces. Si observan no con mucho detenimiento hay días frescos, otros que los calores derriten hasta el último rollo de tu ser, que claro con la acumulación de grasa por los cambios hormonales cada vez tiene…. más cadencias. Todo lo que está relacionado con ella anda patas arriba: clima, movimientos internos, mareas, vientos… la lógica conocida ha perdido toda noción y claro, los meteorólogos son –como siempre lo han sido- cada vez menos acertados.


El día de celebrar a la TIERRA cumple cuatro décadas y rescato ciertas frases del poeta taxista de Arjona: (...) su figura ya no es la de los quince, (...) y esa fuerza volcánica, (...) no le quite años a su vida. Pero la pobre TIERRA llegó agotada, malhumorada, y harta del trato que ha recibido en los últimos años.


La TIERRA está menopáusica y no la lleva bien. Tiembla por aquí, se desmondonga por allá, siente calores acullá, y entre tragedia y tragedia trata de sobrevivir al caos desatado sobre ella, por ella, contra ella. Es incomprendida, es maltratada, es marginada. A pesar de que algunos pocos tocan alarmas, llaman la atención del resto, trabajan por maquillar o inclusive intervenir quirúrgicamente el daño causado por el paso del tiempo, por el paso (desastroso) de la raza humana –la más depredadora de todas-.

lunes, abril 19, 2010

Con este sí, con este no...


Hace poco estuve en una reunión con un grupo numeroso, y comprobé que ya nadie fumaba. El número de ex fumadores era amplio y de hecho, estos ya nos habíamos retirado del vicio largo tiempo.

No sé si serán la leyes anti-tabaco, o la concientización a la que estamos sometidos, o a la marginación que se le ha castigado al fumador, pero lo cierto es que al menos, en ciertos grupos generacionales el cigarro “ya fue”. Es curioso, porque igualmente podemos ver a muchos jóvenes en su curiosidad por experimentarlo todo, fuman como si el mundo se fuera a acabar mañana.

No obstante, cuando era fumadora y ahora también me lo sigo preguntando: ¿por qué no existe la misma concientización y marginación con las bebidas alcohólicas?¿ se mueve más dinero en ese medio que implica que mejor pasamos “piola” y no le hacemos una guerra real y frontal?

Particularmente nunca he visto un accidente de tránsito causado por fumar en demasía, y seguramente la hoja quedaría chica si tuviera que colocar estadísticas sobre la cantidad de muertos que hay por culpa de un conductor ebrio. Mientras que el fumar, jamás ha causado ninguna alteración del comportamiento social de nadie, basta ver a nuestro alrededor cómo la ingesta de alcohol en dosis altas vuelve a la gente ridícula, violenta, vulnerable o simplemente insoportable. Un cigarro no lo hace.

De hecho, sé que es un tema polémico, pero me jode que no haya esa concientización especialmente con los chicos y chicas que ven como “iniciación” para la adultez la ingesta indiscriminada de trago como una necesidad. Y peor aún, padres que en su mal entendido estilo liberal fomentan sin “querer queriendo” que sus hijos “chupen con ellos puesto que pueden controlar lo que toman”, pero ay! si los ven con un cigarro en la mano. Después vienen los comas etílicos, las borracheras con consecuencias incontables, los inicios sexuales inrecordables, entre otros hechos de los cuales es mejor, a veces, mantener discreción y silencio.

lunes, abril 12, 2010

Ponle salsa a tu vida...

Cada vez la vida se complica más, el tráfico, el clima, el estrés laboral, los huecos de las pistas, las encuestas, Alan dando consejos por si hubiera terremoto, en fin: vivir en Lima está jodido. No obstante, a una se le da por hacer cosas entretenidas para darle alegría a la vida, por lo que decidí –instigada por mis amigas del original café terapéutico- meterme (con JC) a clases de Salsa.

Sábado, 17:30. Nos fuimos al COHIBA –bar cubano cerca de la casa- , profesor cubano de nombre Roberto, costo aceptable por 10 clases de hora y media cada una. Total, pago por bailar y pasarla bien.

Llegan otras parejas, una en especial llama nuestra atención, van con el hijito que debe tener unos siete añitos (Herodes, ¿dónde estabas?) que contracorriente se porta como un ángel mientras juega durante hora y media solo con sus muñequitos. El pata tiene una pinta de pavo que nadie se la quita, auguramos el desastre ajeno… sin embargo…. Adivinaron. ¡Catana! con los enlaces, vueltitas, pasitos y demás… el pata se luce en la pista, el pobre tiene menos gracia que un pollo crudo colgado en un mercado, pero me como mis palabras: no la necesita.

A veces una cree que hace bien las cosas, hasta que viene alguien que te ve por primera vez y en pocas palabras te indica que toda tu vida has vivido en el error. Creo que entendieron. Nosotros no somos malos bailarines, tenemos cierta gracia como pareja y realmente hemos encontrado un buen equilibrio en la pista de baile; sin embargo, hoy concluimos que somos unos vulgares bailarines artesanales y que tienen que enfrentarse a adquirir una técnica que pone al descubierto ciertas debilidades. Por ejemplo, descubrir que el uno es descoordinado, que al otro le cuesta entender cuando le dicen que para hacer el pasito hay que doblar la rodilla. Que ambos quieren pedirle al profe la hora libre para bailar como les da la gana.
Roberto me dice: … el problema es que como tú eres bajita… Y claro, yo pienso: este huev… además de pagarle para divertirme, se esfuerza por cagarme la autoestima al recordarme que tengo ESE problema, que vivo con ESE problema, que he superado ESE problema. Pero claro, con la “elegancia” que me caracteriza le contesto: hace rato que me di cuenta.
En fin, tenemos diez clases por delante para que podamos adquirir la famosa técnica ¡esta clase ha sido de cortesía!
¡SABOR!

lunes, abril 05, 2010

El oráculo del siglo XXI

I
De hecho, los asiduos lectores de este espacio, habrán concluido ya hace algún tiempo que una de las fuentes de inspiración son mis alumnos. Son mi vitamina diaria, mi energizante y de una u otra manera me llenan de ideas nuevas. A veces vienen en bocanadas de frescura y otras con una fuerza incontrolable que yo misma tardo en reconocer: rebeldía, frustración, ocio, flojera, entre otras muchas emociones que se les sale por los poros. Ser adolescente no es fácil en estos tiempos, aunque lo parezca.

En clase se nota que, a pesar de que no quieran mostrarlo, están sedientos por saber, por conocer, por estar enterados y si les cuentas una historia qué mejor que mejor... puesto que ser un oyente los mantiene todavía seguros en el terreno de la infancia que los va dejando y a la vez les despierta una curiosidad por un conocimiento que sabrán los volverá medianamente más cultos o "cooltos".

II
El mito de de Edipo cuenta la historia de este lejano personaje griego que tuvo que cargar con un horrible destino: matar a su padre y casarse con su madre. Los dioses, habían marcado su vida con esta suerte de maldición por razones que no vamos a discutir y él, como buen protagonista de una tragedia griega, a pesar de que hizo todo lo indecible no pudo eludir el cruel destino.

Entender a Edipo es entender antes lo qué era el Oráculo, puesto que es ahí donde él se entera de su futuro, de SU verdad. Ante el supuesto infundio de un borracho en una cena real: Eres un hijo supuesto... Edipo va al oráculo y en vez de preguntar: ¿Soy adoptado? Se complica la vida y pregunta: ¿Quién soy? Es decir, se pone la soga al cuello, no sabe buscar. Puesto que el sacerdote que lo atendió ese día le dijo: "Eres el maldito que matará a su padre y se casará con su madre". Lección: cuando uno va al oráculo tiene que saber qué va a preguntar.

III
Mis alumnos también tienen un Oráculo. Los tiempos modernos les han entregado un lugar en donde pueden encontrar la solución a sus dudas, a sus pesares. Pueden resolver una tarea, pueden encontrar un concepto, pueden leer el resumen básico de un libro, pueden plagiar un trabajo. Basta pues, con ingresar por la puerta del santuario y descubrir que el sacerdote/tiza Google es capaz de mostrarnos el camino. El oráculo del siglo XXI está ante nuestro ojos, nuestra verdad está en la Internet.¡Es simplemente, MARAVILLOSO!

Y ojo que, los adultos también lo hacemos. Por ejemplo, cuando se quiere ver la VERDAD de alguien, cuando quiere comprobar CUÁNTO existimos, a veces CUÁL es el sueldo, QUÉ amigos tiene, QUIÉN tiene por familia, en fin preguntas a montones. Cualquier red social, cualquier página de alguna entidad del estado, alguna foto encontrada por ahí, un artículo, la web de su trabajo. Tuyo o ajeno ahora sí: el destino está expuesto.

Si quieres saber algo, habrá que saber buscar. Edipo tal vez hubiera encontrado una salida y habría escapado (ojalá) a su siniestro destino.