martes, octubre 09, 2012

El cierre

Ya no duermo más ahí, y ni siquiera tengo sentimientos encontrados. Sin embargo, algún psicoanalista díría que los hay, que solo no quiero aceptarlo, puesto que es la segunda vez que escribo sobre un tema relacionado a mi cambio de nido.

Solo me queda hoy, compartir un texto de Octavio Paz, por si acaso... siempre me gustó:

Adiós a la Casa


Es en la madrugada.
Quiero decir adiós a este pequeño mundo,
único mundo verdadero.

Adiós a este penoso abrir los ojos
del día que se levanta:
el sueño huye, embozado,
del lugar de su crimen
y el alma es una plaza abandonada.

Adiós a la silla,
donde colgué mi traje cada noche,
ahorcado cotidiano,
y al sillón, roca en mi insomnio,
peña que no abrió el rayo
ni el agua agrietó.

Adiós al espejo verídico,
donde dejé mi máscara
por descender al fondo del sinfin
-y nunca descendí:
¿no tienes fondo, sólo superficie?

Adiós al poco cielo de la ventana
y a la niebla que sube a ciegas la colina,
rebaño que se desvanece.

Al vestido de copos, el ciruelo,
decirle adiós, y a ese pájaro
que es un poco de brisa en una rama.

Decirle adiós al río:
tus aguas siempre fueron,
para mí, las mismas aguas.

Niña, mujer, fantasma de la orilla,
decirte siempre adiós
como el río se lo dice a la ribera
en una interminable despedida.

Quisiera decir adiós a estas presencias,
memorias de mañana,
pero tengo miedo que despierten
y me digan adiós.

1 comentario:

nicolas garrido dijo...

muy bueno el poema, lo vimos para el Igcse jajajja