domingo, noviembre 09, 2008

... es casi una experiencia religiosa



Si entendemos que la religión es una disciplina que se basa en fe, fidelidad, confianza, devoción, entre otros elementos puede entenderse que cuidar la figura puede verse así. Podríamos hablar del dietario/a al igual que el cristiano, el islámico, judío, evangelista, entre muchos otros.
Ésta, como otras creencias, tiene su propio reglamento, sus propios mandamientos y tomando como punto de partida los que yo aprendí en mi educación religiosa paso a enumerar las diez principales, como los diez mandamientos de las Tablas de Moisés.

El decálogo del dietario
1. Amarás el agua por sobre todas las cosas. –Basta ver cuanta gente anda de un lugar a otro con su botellita, hace unos diez años eso era inconcebible-.
2. No tomarás el nombre de tu nutricionista o médico o hierbero o lo que tengas por ahí en vano. Recomiéndalo, no seas egoísta. –Es tu gurú, tu salvador, tu maestro y guía-.
3. Santificarás tus fiestas: puedes darte un gusto, ¿no?
4. Honrarás las frutas y vegetales: son el pilar del peso deseado.
5. NO comerás a deshoras.
6. NO cometerás el acto impuro de empujarte un snicker (o similar) a mitad de semana.
7. NO le sacarás la vuelta a la dieta: donde dice tres granos de arroz DICE tres granos de arroz.
8. NO robarás kilos a lo que la balanza te dice… no te engañes.
9. NO mentirás: ¡te juro que NO he roto la dieta para nada! -qué frase para conocida...-
10. NO codiciarás el peso -cuerpo- ajeno; cada uno alcanza el peso que se merece.

Mano en el corazón: ¿cuánto de lo anterior forma parte de tu credo, al menos de lunes a viernes?

1 comentario:

Cristina G. E. dijo...

de un tiempo a aca, estoy tratando d cumplir 7 de los 10 mandamientos.. wow! me acabo d dar cuenta que es caaaaaaaasi caaaasi religión! oh my goooood! jajajaa

q buen post!:)

beso,
Cris