sábado, junio 21, 2008

El maravilloso arte de la "colación"

a mi cuñado Sergio, por la idea
Es un placer ver cómo los adolescentes configuran su personalidad, su identidad y van andando caminos similares a los de la generación de sus padres, y por qué no, de sus abuelos.
Este tema me vino a la mente cuando empecé a confirmar una ley de vida: mi hijo hacía muchas cosas que mi marido había hecho durante la adolescencia.
El maravilloso arte de la colación es aquella actividad por la cual los chicos se "cuelan"; es decir, ingresan a las fiestas sin ser invitados. No hay plan más atractivo que ponerse el terno (saco, corbata y toda la parafernalia) y probar suerte para colarse en un "quino" formalmente conocido como "quinceañero". Cabe la primera aclaración, ahora van con zapatillas "por si hay problemas salir volao" al puro estilo de Blades.
A pesar de la consabida advertencia materna notevanadejarentrar, la adrenalina debe empezar a hacer su trabajo y correr por las venas. Sí entramos, de hecho que la hacemos. Mi observación me indica que comprobado de cada diez intentos.... cuatro alcanzan el objetivo.

Eso sí: hay que respetar el código: o entran todos o no entra ninguno.

Algunas técnicas a compartir:

Técnica 1: Entrar en manchón, atolondrar a quien cuida la puerta. Suaveciiiiiiito....
Técnica 2: Dar el nombre de otro invitado que sabes que está en la lista, te pasó el dato y no va a ir.
Técnica 2 mejorada: Lograr darle una mirada a la lista, mientras tus amigos distraen a la seguridad, usar los nombres que se encuentren en ella: usurpar una identidad e ingresar. Alguien se quedará afuera...
Técnica 3: Conseguir una invitación y al lado del nombre del invitado colocar: y hermanos. De hecho no habrá madre más prolífica ni hermanos más parecidos a la publicidad de "United Colors of Benetton".
Técnica 4: Si es una recepción de matrimonio, ingresar cuando los novios lo están haciendo haciéndose pasar por una suerte de "acomodador"...

Cómo asegurar tu lugar dentro:

Técnica 1: NO falla jamás: bailar con la dueña del quinceañero. Si eres buen bailarín, ya la tienes asegurada.
Técnica 2: Si es en una casa. Meterte a la cocina, pedir agua -cosa que nadie hace porque todos consumen alcohol con frenesí- y aprovechar en conversar en "buena onda"con algún miembro de la familia que no falte por ahí, de preferencia: la vieja. Mueren por los chicos educados!

Lo que jamás debes hacer si "aplicas colación":
Conversar con un desconocido y comentarle que el quince está "malazo", puede que resulte ser hermano de la cumpleañera. Sucede... aunque no lo crean!

2 comentarios:

Alessandra Bisi dijo...

Ay Claudia! Me haz hecho acordar el ultimo año que estuve en Lima, me colé por primera vez con Jessica, te imaginas a mi y a Jessica colarnos a un quince? Bueno igual la hicimos, nosotros usamos la tecnica de decir nombres ya dichos, creo que los VIPS se dieron cuenta pero igual nos dejaron entrar... que recuerdos!

Alberto dijo...

Yo use una vez el de un nombre que estaba en la lista. Solo que me dieron el nombre mal y cuando paso por el nombre dijo: "a no, este es Veja(dije Vega)" y yo: "es ese" me creyo y me dejo entrar.

Pero la de un amigo fue mejor. Dejo su saco en la guarderia que tenian afuera y cuando el VIP le pregunto sobre la entrada dijo: "Acabo de salir para dejar mi saco" y lo dejo pasar.