lunes, junio 27, 2011

De las artes...




Hoy, una reflexión corta.

Veo, y no debería ser con sorpresa, que cada vez más se discute sobre el arte de la guerra aplicado al mundo de los negocios o de la política. La dinámica de una aplicada al espacio laboral y cotidiano. Y aquí, lo que llama mi “naif” atención es que quizás en la legendaria China la guerra podría ser vista como un arte, pero vamos: la guerra es la guerra en cualquier parte del mundo. Eso del “arte” es un simple eufemismo.


Disfrazados de Risk, Go, y otros juegos de mesa, tenemos pues el intelecto colectivo tiene la necesidad de tener más, de conquistar, de demostrar ser el mejor, el hombre (y especialmente lo digo por un tema de género) es competitivo por naturaleza. Su alma guerrera es intrínseca a demostrar en todo momento que es una suerte de macho alfa, y ahora en el mundo de los negociosos, entramos las mujeres –que contagiadas por la competitividad del medio- suelen ser inclusive, más despiadadas: mientras el varón sale a la conquista, ella sale a defender su fuero pase lo que pase.


La guerra no es un arte, es un instinto. Y aquello que decide no negociarse, se paga con sangre…

2 comentarios:

Jean Paul dijo...

completamente de acuerdo

Jean Paul dijo...

totalmente de acuerdo, incluso la tendencia a la competencia descarnada en el mundo de los negocios ya sea entre empresas o incluso dentro de una misma oficina trae a flote el peor lado de las personas. Por lo menos en algunas guerras hay una causa, en el caso laboral es mero individualismo.