sábado, abril 12, 2008

¡Ave Real Academia Española!

a mi amigo desde Kinder, Jorge Iván, por su ayuda invalorable

El otro día escuché por la televisión a un alumno (un gordito maravilloso de unos doce años) que bañado en sudor estival gracias al cuello y corbata de su uniforme escolar, se quejaba de haber sido desalojado de su salón de clase. Utilizaba para ello una frase maravillosa: ¡¡¡¡Nosotros llegamos más antes y no había nadies!!!!
Me quedé pensando por un momento que los puristas del español lo habrían reventado a golpes a pesar de que yo lo entendí perfectamente, sin ningún problema. Pero, ¡claro! había hecho supuestamente un uso "incorrecto" del idioma de nuestro manco Cervantes.
Hay que reconocer que en el mundo, generalmente el grupo educado y con mayor poder adquisitivo - por lo tanto dominante- suele condenar las costumbres del menos educado y con menos poder adquisitivo - por lo tanto, se quiera o no aceptar, dominado-. Así son las cosas.
En la frase citada hay dos fórmulas que llaman la atención. Por un lado más antes, que termina siendo redundante, pues el segundo término ya implica anterioridad. Pero igualmente los bienhabladosdominantes emiten discursos llenos de redundancia del tipo: Yo lo vi con mis propios ojos, he sido testigo de ello. Queda claro que la repetición solapada tiene por objetivo insistir, marcar, subrayar, recalcar consciente o insconcientemente en una determinada idea. Me atrevo a afirmar que (en el segundo caso) esta última expresión no sería condenable y pasaría piola.
Mi querido nadies tiene un uso más común de lo que se cree. Un alto porcentaje de hablantes considera que este término tiene el mismo derecho de aparecer cuando le da la gana puesto que al ser -disculpar la teoría- un pronombre indefinido se puede usar con la misma libertad de mucho/muchos, tanto/tantos, quien/quienes, etc. etc. etc. Es decir ¿por qué no?
Partamos de la premisa de que en el mundo hay varios castellanos y que por ello el sistema no se va a descalabrar - como piensa justamente el grupo dominante-. La lengua cambia, varía, es humana, basta con mirar hacia atrás para entender un poco: palabras en desuso demuestran que el castellano ha evolucionado a la fecha enormemente. En lugar de aurícula, decimos oreja, en lugar de oculum decimos ojo, en lugar de muliere decimos mujer. A pesar de los puristas la lengua está cambiando y cambiará más como decían Los Iracundos. El latín dejó de cambiar y por eso se murió.
Lo terrible es que los que realizan un supuesto uso incorrecto del idioma -para efectos de los que tienen un nauseabundo complejo de superioridad lingüística- son discriminados, menospreciados y marginados muchísimo más de lo que se ve o queremos aceptar. Tenemos que aprender, partiendo por aceptar, que en nuestro país y en todo Hispanoamérica existen variedades lingüísticas propias de cada grupo social y no hay que levantar la nariz ni cortarse las venas.
En todo caso, a mí me gustó el gordito que habló en la televisión y que, con toda la pasión que puede encerrar sus doce años, defendió su derecho a estudiar.
AMEN.

5 comentarios:

Franco dijo...

Pero claro. Si en el idioma, el uso es el rey. Que apuesten los más conservadores, a ver si de aquí a 10 o 20 años "nadies" no pasa a ser parte del diccionario.

Además, si la gente dice "más antes" o "más mejor" es porque lo necesita. A veces yo mismo siento que expresaría mejor el sentido de mi idea si digo "más mejor", pero no, la RAE no me deja expresarme como quiero.

Flores de su pena dijo...

Excelente lo que dices. La vergüenza lingüística no debería existir. Sabemos que el uso de la lengua (el habla) es dinámico y varía por diversas razones, una de ellas las de tipo socioeconómico. Sucede que para los dominantes el uso de ciertos vocablos no es aceptable por venir de personas de menos recursos económicos, los "comunes". O peor aún, los que quieren hablar bien, desprecian a los "comunes" y se avergüenzan de sus propios dialectos.
Yo vivo en una ciudad donde se utiliza el "vos" como segunda persona del singular (como los argentinos, pero conjugando el verbo como segunda persona del plural)y algunos idiotas se avergüenzan de usarlo porque así no se habla en la capital del país. Consideran que esta forma de hablar es vulgar y ordinaria. ¿Quién dijo que un dialecto es mejor que otro? ¡Por Dios!
Con respecto al "nadies", aquí en Venezuela no se utiliza, pero sí es muy común el "nadien", sobre todo entre las personas de bajos recursos económicos. Como ellos son mayoría, tal vez se quede esa palabra al igual que el "nadies" y todo sea "más mejor".

JJP dijo...

Me encantaria tenerte a mi costado durante mis discusiones sobre el castellano con amigos españoles...
Algunos juran que cuando conseguimos independencia, el castellano latinoamericano se congelo, y que seguimos hablando como en esa epoca. Otros piensan algo similar, pero que empezo un proceso de degradacion, digamos....
Algun dia me va a dar chucaque.

Anónimo dijo...

Muy bueno tu artículo sobre el "lenguaje".
Cuando leo o escucho un comentario sobre el tema, mi cabeza hace un "click", porque hasta cuando queremos defender la manera de hablar de cada individuo, indirectamente discriminamos "habla así porque pertenece a la clase social baja". Y si prestamos atención a los medios de comunicación, es decir a todos aquellos individuos que usan "la palabra" masivamente, los periodista por ejemplo; podemos escuchar barbaridades y ellos "supuestamente" pertenecen a una clase social media o alta. Creo que todos en general conocemos la importancia o el poder que tiene la palabra, y que cuando la necesitamos para defendernos, no importa cómo se use, es nuestra mejor herramienta.
María

Alfonso-Florentino-Pompeyo dijo...

A pesar de la ternura que pueda despertar el gordito que motivo este artículo y de la verdad absoluta que representa la evolución del idioma sea Inglés, Chino, Castellano o Japonés no es menos cierto que es deber de las clases dominantes como usted las llama el tratar de educar a los menos favorecidos para mantener un idioma más o menos aceptable. El uso del "nadies" o del "más antes" no es mejor ni peor que cuando se escucha a los cubanos de Miami decir "te llamo pa' atrás" el famoso Spanglish (I'll call you back). Si aceptamos la lógica de que podemos hablar como queramos y escribir el lenguaje como nos da la real gana (porque el lenguaje es vivo y por ende evolutivo) para qué entonces necesitamos en nuestras escuelas profesores de lenguaje? y eso que no he mencionado el famoso lenguaje cibernético que ya está inoculado en los usos y costumbres de todas las expresiones idiomáticas e incluso debo señalar que la imposibilidad técnica de hacer uso de los acentos y la falta de una letra en el ordenador convalida cualquier error ortográfico . Como diría una vieja anacoreta "así a donde vamos a ir a parar hija".